Ennaama Asfari, figura de la lucha del pueblo saharaui por su derecho a la autodeterminación, detenido arbitrariamente

Destacando que desde hace "catorce años que lo rodean muros infranqueables", el periódico recuerda que Ennaâma Asfari fue secuestrada en El Aaiún ocupado el 7 de noviembre de 2010, la víspera del violento desmantelamiento por parte de las autoridades marroquíes del campamento de protesta organizado por la sociedad civil saharaui en Gdeim Izik.

Etiquetas : Ennaama Asfari, Sahara Occidental, Marruecos, Claude Mangin, Gdeim Izik,

Figura de la lucha del pueblo del Sáhara Occidental por su derecho a la autodeterminación en los territorios ocupados ilegalmente por Marruecos desde 1975, Ennaâma Asfari está « detenido arbitrariamente desde 2010 en Marruecos », afirma el diario francés « L’Humanité » que le dedicó, el miércoles, un artículo bajo el título « Ennaâma Asfari, detenido durante 14 años sin pruebas por Marruecos ».

« El preso político saharaui, activista por el derecho a la autodeterminación, está detenido arbitrariamente desde 2010 en Marruecos », afirma inmediatamente este periódico, que pudo contactar con él en su prisión de Kenitra.

Destacando que desde hace « catorce años que lo rodean muros infranqueables », el periódico recuerda que Ennaâma Asfari fue secuestrada en El Aaiún ocupado el 7 de noviembre de 2010, la víspera del violento desmantelamiento por parte de las autoridades marroquíes del campamento de protesta organizado por la sociedad civil saharaui en Gdeim Izik.

« Junto con 24 de sus compañeros, fue acusado del asesinato de varios agentes de policía que participaban en esta operación represiva, aunque él ya no estaba en el lugar », revela el diario francés.

En 2013, al final de un juicio injusto, continúa el periódico, “un tribunal militar condenó sin pruebas a estos activistas a penas que van desde veinte años de prisión hasta cadena perpetua”.

« Tres años después, esta sentencia fue anulada en virtud de una reforma que prohíbe la comparecencia de civiles ante un tribunal militar », indica el periódico, que recuerda, en este contexto, que el Comité de la ONU contra la Tortura condenó a Marruecos en el caso Asfari, señalando una condena dictadas sobre la base de confesiones obtenidas bajo tortura.

“Nuevo juicio, esta vez civil, y nueva farsa jurídica.

Veredicto: treinta años de prisión para Naâma Asfari y duras penas para sus compañeros. Todos proclaman su inocencia. Repartidos en siete prisiones, son sometidos a tortura física y psicológica, acoso y un mayor aislamiento. Su salud se está deteriorando”, lamenta “L’Humanité”.

Según este periódico, las conversaciones telefónicas de estos detenidos « están restringidas » y « las llamadas a sus abogados están vigiladas ».

“El año pasado, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió al gobierno marroquí que + libere inmediatamente + a estos detenidos y remitió el asunto al Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”. este diario recuerda aún más.

Al describir la vida cotidiana « monótona » de los presos y la disciplina intelectual y física a la que está sometido « para aguantar, continuar », Ennaâma Asfari, que pudo hablar por teléfono con « L’Humanité », afirma haber pasado su tiempo leyendo “muchos estoicos y existencialistas”.

“Me gustan Sartre y Camus. Ahora mismo estoy inmerso en el Ser y la Nada. De ahí saqué la idea de que la existencia es menos un problema a resolver que una forma de vida. Elegí vivir como un hombre libre.

Por eso trato de vivir esta experiencia con valentía, paciencia y conciencia”, declaró desde su prisión de Kenitra, afirmando que sus compañeros tienen dificultades para afrontar el calvario psicológico del encierro.  » Es difícil. Cada uno afronta su depresión lo mejor que puede”, añadió.

Refiriéndose a la separación de su familia, en particular de su esposa Claude Mangin-Asfari, a quien se le prohíbe permanecer en Marruecos, Ennaâma Asfari afirma que “es una prueba también para ella. Pero la transformó a ella, como me transformó a mí. Esto refuerza nuestra convicción de que estamos en el camino correcto, en un mundo que está lejos de darle valor a este tipo de lucha que estamos liderando y viviendo, ella y yo. »

En 2018, esta profesora, elegida en Ivry-sur-Seine (Val-de-Marne), realizó una huelga de hambre de treinta días para denunciar esta violación de su derecho de visita. Avergonzadas, las autoridades francesas llegaron a un compromiso con Rabat que le permitió viajar a Kenitra.

Pero desde entonces nada.

Además, los presos políticos saharauis están aislados del mundo exterior, según Ennaâma Asfari, quien sostiene que están « poco informados » pero perciben « el desorden, el caos que reina en el mundo ».

“Lo que está sucediendo ahora en Gaza muestra que el camino hacia la liberación de un pueblo no es fácil. El precio a pagar es alto », declaró al periódico francés, afirmando, sin embargo, que « a pesar de la represión en los territorios ocupados, el exilio, la indiferencia de la comunidad internacional, debemos seguir luchando con los medios posibles para escapar » de este status quo que ya dura cincuenta años”.

#SaharaOccidental #Marruecos #EnnaamaAsfaro #ClaudeMangin #GdeimIzik

Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.


*