El PSOE pide que la UE promueva la autodeterminación saharaui y el jefe socialista en el PE será Borrell

-El ministro en funciones Josep Borrell se ha señalado por no contrariar a Marruecos

-Borrell dice que España no es la potencia administradora del Sáhara Occidental, en contra de la ONU y de la Audiencia Nacional

-El PSOE defiende la supervisión de los Derechos Humanos, pero no condena su violación en los territorios ocupados por Marruecos

Alfonso Lafarga.-

El PSOE dice que la Unión Europea debe promover una solución al conflicto del Sáhara Occidental que contemple la autodeterminación del pueblo saharaui, pero el jefe de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo (PE) será Josep Borrell, quien como ministro de Asuntos Exteriores ha sido el gran favorecedor de Marruecos, ocupante de la excolonia española.

La postura socialista está contenida en el programa del PSOE para las elecciones al Parlamento Europeo, similar al de las elecciones generales del 28 de abril en lo que se refiere al conflicto del Sáhara Occidental, territorio que España abandonó hace ya más de 43 años, e invadió Marruecos, que se opone a la libre determinación del pueblo saharaui.

El partido de Pedro Sánchez dice que la UE debe “promover la solución del conflicto del Sáhara Occidental, a través del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas que garantizan el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui”; asegura el PSOE que trabajará para alcanzar “una solución del conflicto que sea justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el principio de autodeterminación del pueblo saharaui” y fomentará “la supervisión de los derechos humanos en la región, favoreciendo el diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario”.

Pero el jefe de los socialistas españoles en la Eurocámara que deberán trabajar por la autodeterminación saharaui y la defensa de los Derechos Humanos será Josep Borrell, significado por manifestaciones convenientes a Marruecos y no condenar las violaciones de los DDHH en la excolonia española, incluida la expulsión de diez observadores y observadoras de nacionalidad española.

Apoyo socialista al acuerdo pesquero UE-Marruecos

La principal actuación socialista contraria a los intereses del pueblo saharaui, cuya autodeterminación dice defender, fue su apoyo en el PE al nuevo acuerdo de pesca UE-Marruecos, que incluye las aguas del Sáhara Occidental y entra en contradicción con sentencias del Tribunal de Justicia Europeo que determinan que Marruecos y el Sáhara Occidental son territorios diferentes y separados y el acuerdo de pesca “no es aplicable al Sáhara Occidental ni a las aguas adyacentes a éste”.

El ministro Borrell ya anunció la que sería su línea de actuación sobre el conflicto del Sáhara Occidental en el viaje que hizo a Marruecos el 28 de junio de 2018: dijo que los socialistas iban a seguir el camino de anteriores gobiernos por ser “un tema de Estado”.

Pero Borrell llegó más lejos y dijo algo que no habían contemplado otros ministros de Exteriores, tanto del PSOE como del PP: el 4 de julio aseguró en el Congreso de los Diputados que España “no es potencia administradora del Sáhara Occidental”, afirmación que repitió el 25 de octubre en el Senado en respuesta a preguntas de cuatro senadores, que liquidó en un minuto y diez segundos, y concretó que era importante saberlo “para conocer cuáles son nuestras responsabilidades con respecto a ese territorio”.

La afirmación del ministro, contestada desde el Frente Polisario, contradice a la ONU y a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que el 4 de julio de 2014 determinó que España “de iure, aunque no de facto, sigue siendo la Potencia Administradora del territorio, y como tal, hasta que finalice el periodo de la descolonización, tiene las obligaciones recogidas en los artículos 73 y 74 de la Carta de Naciones Unidas”.

Exteriores contra un acto saharaui en el Congreso

En esta línea de agradar a Marruecos el departamento de Borrell fue determinante para que no se celebrase en el Congreso de los Diputados una conferencia sobre el Sáhara Occidental que iba a reunir a diputados, parlamentarios autonómicos, eurodiputados y parlamentarios africanos. La Mesa del Congreso, con los votos del PSOE y del PP, impidió el 13 de noviembre de 2018 la celebración de la conferencia basándose en un informe de Exteriores según el cual el evento podría interpretarse como un respaldo a la causa saharaui y perjudicaría las relaciones con Marruecos.

El PSOE vetó esta reunión a pesar de que anteriormente participó en el Congreso de los Diputados en otros actos sobre el Sahara Occidental, como fue la visita que el 14 de noviembre de 2014 hizo el entonces presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y secretario general del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, o en una conferencia el 15 de febrero de 2018 en la que intervino la delegada del Polisario en España, Jira Bulahi.

Significativa, por su silencio, fue la intervención del ministro Borrell, el 11 de noviembre, en un acto en Madrid con motivo del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: habló de los casos de genocidio en Ruanda, Camboya, Yugoslavia y Myanmar, pero no dijo ni palabra del genocidio saharaui, por el que desde 2015 se encuentran procesados en la Audiencia Nacional once altos cargos militares y policiales marroquíes y un responsable de prisiones.

Josep Borrell, al que el diputado de Unidos Podemos Sergio Pascual acusó el 19 de noviembre de hacer lobby a favor de Marruecos, volvió a decir el 14 de febrero en Rabat que el Sáhara Occidental es una posición de Estado “que no ha cambiado”.

Fuente : Contramutis

Tags : Sahara Occidental, Frente Polisario, Marruecos, Elecciones europeas, Josep Borrell, Pedro Sanchez,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *