Las apuestas perdidas de Marruecos sobre el Sáhara Occidental

Marruecos hizo una mala apuesta al incorporar al lobby sionista al redil del Magreb. Una apuesta rechazada masivamente por el pueblo marroquí.

Etiquetas : Marruecos, Sahara Occidental, Frente Polisario, Labour, Partido laborista, Israel, normalización,

El Majzen jugó a lo grande y perdió. Primero, apostando por su alianza mercantil con Israel y España para comprar su apoyo a la llamada “marroquidad” del Sahara. Después del 7 de octubre, las peligrosas conexiones con Israel resultaron desestabilizadoras. Israel, incapaz de garantizar su propia seguridad frente a la resistencia palestina, ahora es incapaz de garantizar la seguridad del régimen alauita.

En cuanto a España, encabezada por el gobierno minoritario socialista español de Pedro Sánchez , que había cedido por un momento al chantaje inmigratorio practicado descaradamente por Rabat, había respaldado la tesis marroquí sobre el Sáhara Occidental. En una carta dirigida al Reino de Marruecos, en marzo de 2022, expresó su apoyo al “Plan de Autonomía” propuesto por el ocupante marroquí, con vistas a resolver el conflicto en el Sáhara Occidental.

Un año después, Sánchez volvió a sus declaraciones anteriores al pedir, durante el debate general del 78º período de sesiones de la Asamblea General (AG) de la ONU, « una solución política » al actual conflicto en torno al Sáhara Occidental, que se prolonga desde hace unos 48 años. años, una solución que sea “  aceptable para ambas partes  ”.

Mejor aún, el jefe del Gobierno español volvió a subrayar el apoyo de su país a  »  una solución política aceptable para ambas partes, en el marco de la Carta de la ONU y de las decisiones del Consejo de Seguridad  « . También expresó el apoyo de España a los esfuerzos del Enviado Personal del Secretario General (SG) de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan di Mistura, calificando sus esfuerzos de  » acción decisiva   » para lograr una solución al conflicto en curso en el Sáhara Occidental. Este cambio de rumbo constituyó un mordaz desaire a la diplomacia marroquí.

Para Martin Jay, gran experto en Marruecos, la tercera gran decepción para el Majzen llegará este verano con la anunciada victoria de los laboristas, conocidos por su apoyo a la causa saharaui. Nota de Brahim Madaci

Las próximas convulsiones en el Reino Unido no hacen más que ensombrecer la victoria de Marruecos, que ofrece en bandeja a Argelia.

Mientras Gran Bretaña se dirige hacia los polos con unas elecciones generales que casi con seguridad derrocarán al gobernante Partido Conservador, los analistas regionales especularán sobre el impacto, si alguno, que tendrá un Partido Laborista en Downing Street en la región MENA.

Martín Jay*

Mientras Gran Bretaña se acerca a unas elecciones generales que casi con seguridad derrocarán al gobernante Partido Conservador, los analistas regionales cuestionan el posible impacto de un Partido Laborista en Downing Street en la región MENA.

En el caso del norte de África, es probable que la situación se vuelque, sobre todo cuando se examinan con lupa a Argelia y Marruecos. Es casi seguro que un gobierno laborista en Downing Street no apoyará las reivindicaciones de soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, dado que el Partido Laborista tiene amigos en Argelia y algunas de sus figuras incluso apoyan abiertamente al Polisario. No hay duda de que en los días siguientes a su llegada al poder, los laboristas querrán hacer una declaración simbólica en Rabat que no será muy bien recibida por estos últimos y que conducirá a un reequilibrio de las relaciones diplomáticas. Para ser justos, la llamada relación especial entre Rabat y Londres no era realmente lo que parecía ser en ninguna de las partes. Era una relación especial a la que ambas partes aspiraban, soñaban y esperaban en el futuro.

En realidad, el Reino Unido esperaba que Marruecos comprara armas británicas, mientras que Marruecos esperaba megainversiones en el Sáhara Occidental. Esto último ha sucedido, pero sólo una vez, cuando una empresa solar británica afirmó haber invertido 100.000 millones de dólares en la región en disputa. Debido a la opacidad del acuerdo y a la extraña naturaleza de que su director general británico haya sido informado por la parte marroquí de que no puede hablar con la prensa, es cuestionable si la inversión está enteramente del lado británico o, en realidad, del lado marroquí de un individuo. con bolsillos muy profundos. Falso o verdadero, los marroquíes esperaban este tipo de acuerdos en abundancia y ahora que las buenas relaciones están a punto de arruinarse, hay una pausa para la reflexión que la élite de Rabat podría aprovechar.

Por supuesto, nadie espera que Rabat asuma la responsabilidad de errores garrafales u oportunidades perdidas. Eso simplemente no es parte del impulso de la élite. Ella no hace un mea culpa. ¿Asumirán algún día los marroquíes la responsabilidad de sus tentáculos diplomáticos que no son lo suficientemente dinámicos para desarrollar nuevas relaciones con los países de la UE o el Reino Unido? Y mientras reflexionamos sobre el alcance limitado de los diplomáticos marroquíes, también podríamos considerar la máquina de relaciones públicas nulas de Marruecos en todo el mundo. Trabajar con la prensa en su propio interés no es algo que Rabat sea capaz de hacer, en gran parte porque, durante al menos diez años, ha hecho todo lo posible para romper todas las relaciones con los periodistas, garantizar que los corresponsales extranjeros abandonen el país –en diez En los últimos años, el número de corresponsales extranjeros registrados se ha reducido a más de la mitad y no tienen ninguna relación individual con los lacayos de Londres, Washington o Bruselas. Las relaciones públicas globales son algo que Marruecos simplemente no intenta hacer, y cuando ocurren fracasos, pocos de los grandes pensadores de Rabat se preguntan si las cosas podrían ser diferentes si cambiáramos nuestra actitud hacia la prensa.

Marruecos no tiene una sola relación estratégica con un periodista radicado en Londres que trabaja para un periódico nacional, con la excepción de un par de empresarios que recientemente escribieron artículos sobre oportunidades de inversión en Marruecos, lo que debería volvernos cínicos, sin entrar en detalles.

Por supuesto, Rabat culpará al Reino Unido por la salida del Partido Conservador y no abordará sus fracasos diplomáticos o, peor aún, su reticencia general a recibir a periodistas internacionales. Sin embargo, si profundizamos un poco más, vemos que Marruecos es un gran perdedor, porque, en muchos aspectos, no ha sabido aprovechar al máximo sus relaciones con los conservadores mientras estaban en el poder.

Poco se sabe que un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido y Marruecos podría haberse extendido fácilmente al Sáhara Occidental a principios de este año, pero quedó al final de la lista en el ministerio de Kemi Badenoch debido al consultor británico que fue abandonado por el El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí no tiene ningún incentivo para acelerarlo.

Fue despedido, por lo que desestimó el caso. La débil maquinaria diplomática marroquí ha perdido una gran oportunidad no sólo de aumentar las inversiones en el Sáhara Occidental, sino también de hacer del Reino Unido un apoyo incondicional de la candidatura marroquí en la ONU para legitimar sus demandas. La capacidad de Rabat para dispararse en el pie en el escenario internacional es impresionante. Lo mismo ocurre con los periodistas marroquíes que se encuentran encerrados por cargos falsos y ahora se dice que son torturados. Quienes están en el origen de esta situación claramente no ven el daño que causa no sólo a las relaciones con los grandes de este mundo, sino también al mensaje que envía a los humildes marroquíes que se preguntan hasta qué punto el régimen puede ser estable si ha rebajarnos a tomar medidas tan desesperadas. Marruecos no puede conseguir el acuerdo soñado que desea con su propuesta de la ONU de otorgar semiautonomía al Sáhara Occidental. Sólo puede soñar con ello. Pero incluso si estuviera cerca, ¿quién tendría la difícil tarea de presentarse ante la Asamblea General de la ONU y predicar sobre los derechos humanos –el corazón del debate sobre el Sáhara– mientras los periodistas en Marruecos mueren en prisión?

Uno de esos sueños, antes del 7 de octubre del año pasado, era que la relación especial con Israel empujara a Estados Unidos no sólo a adoptar el documento, sino también a movilizar a un gran número de países del Sur para que también lo apoyaran.

Un pie, una pelota. Estallido. Otra idea habría sido desarrollar las relaciones con el Reino Unido para que éste ejerza presión sobre Washington en nombre de Rabat, pero también para que inaugure una nueva era de empresas británicas que invierten en el Sáhara y se benefician de ventajas fiscales. Segundo pie, segundo balón. Estallido. Si Marruecos tuviera un tercer pie, habría que añadir a eso el blanqueo del historial de derechos humanos de Rabat en la UE sobornando a los eurodiputados para que hicieran el trabajo sucio en el Parlamento Europeo… ¡y luego dar un discurso condenando a la UE! Tercer punto. Tercer pie. Estallido. La lista es larga de desastres diplomáticos que retrasaron durante décadas las esperanzas de Marruecos de lograr algo en el Sahara, dando a los argelinos algo de qué reírse. Pero el tema central es siempre el mismo: mala diplomacia, pésima estrategia de relaciones públicas.

¿Cuántas décadas tendrán que pasar antes de que alguien en Rabat se dé cuenta de que Marruecos necesita una estrategia de relaciones públicas internacionales completamente nueva para destacar y ser tomado en serio en el escenario mundial?

Las oportunidades perdidas son tan numerosas como el número de periodistas que mueren en prisión. Parece que Marruecos se enfrenta a una crisis de pensamiento común y a un vacío de poder que ha sido llenado por los servicios de seguridad, que ahora dicen cómo funciona la élite económica que alguna vez los gobernó. cosas sucederán. ¿Cómo está pasando esto?

Martín Jay

*Martin Jay es un periodista británico galardonado que reside en Marruecos, donde es corresponsal del Daily Mail (Reino Unido). Anteriormente, informó sobre la Primavera Árabe para CNN, así como para Euronews. De 2012 a 2019 residió en Beirut, donde trabajó para varios medios de comunicación internacionales, incluidos la BBC, Al Jazeera, RT, DW, así como reportajes independientes para el Daily Mail, Sunday Times y TRT World del Reino Unido. Su carrera lo ha llevado a trabajar en casi 50 países de África, Medio Oriente y Europa para una multitud de importantes medios de comunicación. Ha vivido y trabajado en Marruecos, Bélgica, Kenia y Líbano.

Cultura Estratégica

Presentación y traducción de Brahim Madaci

Fuente : Afrique-Asie, 04/06/2024

#Maroc #SaharaOccidental #Polisario #RoyaumeUni #Labour

Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.


*