Amplio reportaje de The Guardian sobre el festival FiSahara

Marruecos, que ha erigido una barrera de 1,700 millas (2,700 km) fortificada con minas terrestres a lo largo del Sahara Occidental para detener a los combatientes guerrilleros, mantiene un control férreo sobre el territorio, a pesar de que la ONU no reconoce su reclamación de soberanía.

Etiquetas : reportaje, The Guardian, FiSahara, Sahara Occidental, festival, cine, Marruecos, refugiados saharauis,

El famoso diario británico The Guardian dedicó un amplio reportaje al Festival Internacional de Cine del Sahara Occidental (FiSahara) que aquí reproducimos :

El arte de la resistencia: el festival de cine en el desierto muestra historias del pueblo saharaui

Exiliados de su hogar desde que fue ocupado por Marruecos a mediados de los años 70, cerca de 200,000 saharauis viven en campamentos en Argelia. Ahora, en su 18º año, el festival FiSahara es una ventana al mundo.

Desde el exterior, la tienda de Asria Mohamed en un campamento de refugiados en el suroeste de Argelia podría confundirse con una típica vivienda nómada de cuatro puertas utilizada por los saharauis, gente del Sahara Occidental, aunque es más pequeña en tamaño.

Sin embargo, en el interior hay una serie de códigos QR adjuntos a 19 melhfas, ropa tradicional usada por las mujeres saharauis, que han sido cosidas a las paredes interiores de la tienda, formando un colorido tapiz. Se invita a los visitantes a escanear los códigos QR para sumergirse en las historias de las mujeres detrás de cada melhfa.

Jaimitna (Nuestra Tienda) es un proyecto artístico colaborativo, dirigido por Mohamed, para resaltar la difícil situación de los saharauis y su patria en la costa noroeste de África, que ha sido ocupada por Marruecos desde 1976, cuando terminó el dominio de España sobre su último territorio extranjero, en lo que se conoce como « la última colonia en África ».

« Te acercas a Jaimitna y está hecha de una tela colorida, y piensas ‘oh, es tan hermosa’. Pero luego, cuando escaneas los códigos QR, obtendrás las historias de horror », dice Mohamed.

« Le pedí a 19 mujeres defensoras de los derechos humanos del territorio ocupado que me enviaran sus melhfas », dice.

« Una de las mujeres, Zainabu Babi, en realidad me envió una melhfa manchada de sangre de cuando fue golpeada durante una protesta ».

Cosida a mano por dos mujeres de los campamentos de refugiados, Jaimitna fue el centro del festival internacional de cine del Sahara, FiSahara, celebrado a principios de este mes en el campamento de Ausserd en Argelia. El tema del festival de este año fue Jaimitna Fi Cinema (Nuestra tienda en el cine): Resistir es ganar.

Una tienda, o jaima, es un símbolo de identidad, esperanza y resistencia para el pueblo saharaui. Típicamente tiene cuatro puertas para permitir una salida en la dirección opuesta cuando golpea una tormenta de arena.

Casi 200,000 refugiados saharauis viven en Argelia como resultado de casi 50 años de conflicto. Cada campamento lleva el nombre de las ciudades desiertas en 1975.

Marruecos, que ha erigido una barrera de 1,700 millas (2,700 km) fortificada con minas terrestres a lo largo del Sahara Occidental para detener a los combatientes guerrilleros, mantiene un control férreo sobre el territorio, a pesar de que la ONU no reconoce su reclamación de soberanía.

FiSahara es el único festival de cine celebrado en un campamento de refugiados y, aunque el cine es el enfoque, reúne a artistas de todas las disciplinas y se ha convertido en un evento cultural más amplio. Los asistentes son hospedados por familias de refugiados.

Este año, la película palestina 200 Metros, dirigida por Ameen Nayfeh y producida por Ahmad al-Bazz, ganó el premio a la mejor película del festival, el premio Camello Blanco. Cuenta la historia de un hombre que vive al otro lado del muro de separación de Israel con su familia en Cisjordania. Cuando su hijo es atropellado por un coche, debe cruzar.

El segundo premio del festival fue para Insumisas, un documental español dirigido por Laura Dauden y Miguel Ángel Herrera sobre las luchas de las activistas saharauis, muchas de las cuales viven en el territorio ocupado.

Otras películas mostradas incluyeron DESERT PHOSfate – que explora el impacto ambiental de los fosfatos y su extracción ilegal en el Sahara Occidental – del artista, cineasta y activista climático Mohamed Sleiman Labat, quien fundó el Motif Art Studio.

Ubicado en el campamento de refugiados saharauis de Smara, el estudio fue construido enteramente con materiales desechados.

« Los temas de la autorrepresentación y los saharauis haciendo películas sobre sí mismos son parte de los procesos de descolonización por los que estamos pasando », dice Labat, quien sigue viviendo en los campamentos de refugiados.

« Mi arte no es para entretenimiento, es para desafiar nuestra percepción, cuestionar el statu quo y resaltar la importancia de dar espacios a voces y narrativas subrepresentadas ».

Al igual que Labat, Mohamed utiliza el arte para crear conciencia sobre los saharauis. « Jaimitna es como una moneda que tiene dos caras. Una de resiliencia y una de sufrimiento », dice.

« Aunque somos refugiados afectados por el conflicto, si vienes a los campamentos, ves a la gente bailando y apreciando la vida. Cuando lees la historia de cada mujer, verás sufrimiento, pero también verás su lado positivo; algunas de ellas ahora son escritoras, algunas están escribiendo poesía.

« Los occidentales a menudo solo muestran el lado de víctima de los refugiados », dice. « Yo quería mostrar también nuestra fuerza ».

The


Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.


*