Los «crímenes de guerra» de Marruecos en el Sahara Occidental

La Asociación de Acción Cristiana para la Abolición de la Tortura entregó el 27 de enero su premio de derechos humanos a Naâma Asfari, un activista saharaui encarcelado en Marruecos.

La asociación Acción Cristiana para la Abolición de la Tortura (Acat) ya no quiere andar con rodeos y tolerar las derivas semánticas. El Sahara Occidental, llamado por Marruecos «Provincias del Sur», es en realidad un territorio ilegalmente ocupado desde hace más de cuarenta años. «Marruecos está llevando a cabo una intensa política de colonización,»marroquinización» de la sociedad saharaui y el saqueo de recursos, centrándose en una política imponer una situación irreversible», argumenta Hélène Legeay, Acat, con el informe de las relaciones de fuerza en la mano.

Marruecos ha alentado la instalación de 200.000 a 300.000 marroquíes, además de 100,000 a 150.000 militares y policías, por menos de 100.000 saharauis nativos del Sahara Occidental identificados en 2010 por la Minurso, la misión de la ONU, muchos de los cuales viven en el campo de refugiados de Tindouf en territorio argelino.

Un conflicto desconocido y olvidado.

«El derecho de guerra regido por los Convenios de Ginebra se aplica, las violaciones de derechos humanos cometidas en este territorio son crímenes de guerra», continúa Hélène Legeay. Pero estos crímenes de guerra perpetrados en medio del desierto ocurren en un conflicto tan poco conocido como olvidado.

La asociación ha decidido el 27 de enero otorgar su premio Engel-du Tertre de derechos humanos a Naâma Asfari, de 48 años, encarcelado desde noviembre de 2010, junto a otros 24 saharauis. Por sí solo, encarna los abusos y violaciones de los cuales son víctimas los saharauis que están luchando por su derecho a la autodeterminación (celebración de un referéndum previsto desde 1991), una línea roja para el reino de Marruecos.

La lista de sufrimientos sufridos por Naâma Asfari es larga: tortura, detención arbitraria, juicio injusto, encarcelamiento fuera del territorio ocupado, etc. Su esposa francesa, Claude Mangin, ha sido expulsada de Marruecos y se le prohibe visitarlo en prisión desde hace más de dieciocho meses.

Naâma Asfari había jurado, cuando era joven, mantenerse alejado de la causa saharaui que le había costado tanto a su familia. Su padre fue arrestado en 1976, luego desapareció durante dieciséis en prisión, poco después de la gran marcha verde de Marruecos para invadir el Sáhara Occidental, que la antigua potencia colonial española estaba a punto de abandonar. Pero después de los estudios universitarios sobre derechos humanos y libertades civiles, Naâma Asfari se convierte a principios de la década de 2000 en una figura de la protesta saharaui.

Hostigamiento, abuso y condenas.

El Marruecos de hoy ha cambiado poco en el tema del Sahara Occidental en comparación con el Marruecos que estaba gobernado con un puño de hierro por el rey Hassan II. La vida de Naama Asfari será una larga serie de hostigamientos, malos tratos y condenas hasta su arresto y encarcelamiento en noviembre de 2010 y su condena final a 30 años de prisión en julio de 2017.

Se le acusa de la muerte de varias personas durante el desmantelamiento por parte de la policía marroquí de miles de tiendas del campamento de Gdeim Izik erigido por los saharauis cerca de El Aaiún, a pesar de que, según sus simpatizantes, fue detenido el día anterior a los acontecimientos.

La condena de Marruecos por el comité de la ONU contra la tortura en diciembre de 2016 no contribuyó a suavizar la línea dura del reino. Hélène Legeay incluso teme la reanudación de la répression con más violencia todavía. Porque, dice, «hablar de crímenes de guerra hace que Marruecos se vuelva absolutamente furioso».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *