Las armas francesas de la ocupación en el Sáhara Occidental

0

Desde 1975, Marruecos ocupa el Sáhara Occidental. Para afianzar su dominio sobre este territorio en disputa, el reino puede contar con aviones y buques de combate « made in France ».

Marruecos ocupa el Sáhara Occidental desde hace 43 años. A pesar de las protestas internacionales, el Reino ha anexado más del 80% de este territorio situado al sur de Marruecos y al norte de Mauritania.

Un « muro de arena » – la segunda fortificación más larga del mundo después de la muralla china – divide esta antigua colonia española en dos partes. Por una parte, las zonas ocupadas arbitrariamente por Marruecos y los territorios liberados por el Frente Polisario. Los habitantes del territorio, bajo la dirección del Frente POLISARIO, un movimiento político armado, impugnan desde 1975 la ocupación marroquí y reclaman la celebración de un referéndum sobre su derecho a la libre determinación. Este referéndum, previsto en los acuerdos de cesación del fuego firmados en 1991 entre el Frente POLISARIO y Marruecos, nunca tuvo lugar. En cambio, Marruecos consolidó su control sobre la región, obligando a varias decenas de miles de saharauis a huir de su territorio de origen. Muchos todavía viven en campamentos de refugiados en Argelia. Para ocupar su lugar, el Reino ha favorecido la instalación de ciudadanos marroquíes.

El despliegue de aviones y barcos « made in France »

Los que se oponen a esta política de colonización sufren los estragos del régimen. En un informe publicado en abril de 2019, la ONG Amnistía Internacional explica haber censado « violaciones de los derechos humanos, incluidas restricciones arbitrarias de los derechos a la libertad de expresión, de reunión pacífica y de asociación, en particular contra personas que apoyan la libre determinación del Sáhara Occidental ».
En un informe publicado ese mismo mes, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, informó de que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos había recibido información sobre la detención, la confiscación de material y la vigilancia de periodistas, blogueros y humanitarios que trabajan sobre las violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

Ante esta situación, Francia mira hacia otro lado, prefiriendo proporcionar a la monarquía marroquí una amplia gama de equipos militares. Con el riesgo de que se utilice para mantener el bloqueo ilegal del Sáhara Occidental y controlar la explotación de sus recursos naturales, en particular los marítimos.

Disclose y sus socios del proyecto Frencharms analizaron vídeos, imágenes satelitales, artículos de prensa e informes oficiales. Este trabajo ha permitido demostrar que el ejército marroquí ha desplegado recientemente en el Sáhara Occidental aviones de combate y buques de guerra fabricados, vendidos y mantenidos por Francia

Entre los equipos militares identificados están los Mirage F-1. 25 de esos aviones de combate fabricados por Dassault fueron vendidos y exportados a Marruecos entre 1977 y 1982. A pesar de su antigüedad, los Mirage F-1 siguen volando. En efecto, el Gobierno marroquí firmó en 2005 un contrato de mantenimiento con Astrac, un proyecto conjunto entre las sociedades francesas Thalès y Safran. En agosto de 2017, diciembre de 2017 y enero de 2018, detectamos tres de esos cazas en la base aérea de El Aaiún.

También hemos identificado varios buques de guerra franceses presentes en el Sáhara Occidental. Este es el caso de la lancha patrullera OPV-70 diseñada por Raidco Marine y enviada a Marruecos en 2011. Las imágenes de satélite muestran el buque en el puerto de Dakhla, en diciembre de 2018.

Lo mismo ocurre con un buque de transporte concebido por Piriou, una empresa con sede en Concarneau, Bretaña. Este buque de 50 metros de eslora fue encargado por Marruecos en 2015. Imágenes satelitales permitieron verlo en El Marsa, en el Sáhara Occidental, en abril de 2019, unos días después de abandonar el puerto de Agadir, en Marruecos.

En 2016, la empresa Piriou también se encargó de renovar una lancha patrullera de la Real Armada de Marruecos construida en 1995: el Rais Bargach. Esta remodelación completa del buque se completó en julio de 2017. Lo localizamos en Dakhla, en junio de 2019.

Con sus exportaciones y los contratos de mantenimiento firmados con la monarquía marroquí, Francia viola la posición común de Europa sobre las transferencias de armas. Este texto obliga a los Estados miembros a no exportar « tecnología o equipos militares que puedan provocar o prolongar conflictos armados o agravar tensiones o conflictos existentes en el país de destino final ». También señala que « los Estados miembros tendrán en cuenta, entre otras cosas, los antecedentes del país comprador en los siguientes ámbitos: el respeto de sus compromisos internacionales, en particular en lo que respecta al desuso de la fuerza, y el Derecho humanitario internacional ».

Las respuestas oficiales

Contactados por escrito, los servicios del Primer Ministro respondieron a los autores de la investigación que « el conjunto de las transferencias [de armamento] está regido por imperativos vinculados a la seguridad nacional, pero también al respeto de los compromisos internacionales de Francia, algunos de los cuales le imponen obligaciones específicas ».
En su correo electrónico, Matignon precisa que « la cuestión de las condiciones de utilización de las armas se examina en el momento de la evaluación de la solicitud de autorización (antes de la expedición de la licencia) ». Y que ésta se « concederá en función de la información disponible en el momento del examen ».

A modo de conclusión, el ejecutivo asegura que « si las condiciones de utilización previstas en el momento de la concesión de la autorización de exportación cambian, Francia se esfuerza por transmitir mensajes adecuados y actuar de todas las maneras posibles para conducir a una distensión, de conformidad con su papel de miembro permanente del Consejo de Seguridad y con los principios fundamentales de su diplomacia. »

Los industriales interrogados individualmente nos han hecho llegar esta respuesta del Consejo de las Industrias de Defensa Francesas:

« La acción de los industriales se inscribe en el estricto marco de la reglamentación francesa en materia de venta de equipos militares a la exportación. No se efectuará ninguna venta de sistemas sin una autorización previa expedida por una comisión interministerial adscrita al Primer Ministro y presidida por el Secretario General de Defensa y Seguridad Nacional. Los industriales tienen la voluntad de aplicar la ley en todo su rigor y amplitud y se inscriben en el respeto de los principios internacionales relativos a los derechos humanos y a las empresas. »

*El proyecto Frencharms es una investigación iniciada por Lighthouse reports, en cooperación con disclose y con el apoyo de Arte, Mediapart, Radio France y Bellingcat.

Tags : Maroc, France, armes, crime de guerre, Sahara Occidental, front Polisario,

Leave A Reply

Your email address will not be published.