Liberación: republicanos españoles, héroes olvidados

0

En la tarde del 24 de agosto de 1944, los republicanos españoles, miembros de la 2ª DB, son los primeros en entrar en París. En una novela gráfica, el dibujante Paco Roca rinde homenaje a la historia desconocida de estos soldados de la Francia libre.

El 25 de agosto de 1944, en un discurso pasado a la posteridad, el General de Gaulle se dirige a los parisinos desde el Hotel de Ville: « París, París ultrajado, París roto, París martirizado pero París liberado! Liberado por él mismo, liberado por su pueblo con la ayuda de los ejércitos de Francia ». Con orgullo, el hombre del Llamamiento del 18 de junio saluda la acción de la resistencia y de los soldados franceses. Sin embargo, estos militares azul-blanco-rojo no son los primeros en entrar en la capital todavía ocupada.

La víspera, miembros de una unidad española de la 2ª División Blindada del General Leclerc llegaron ante todo al centro de París. Alrededor de las 21:30 horas, la novena compañía del regimiento de marcha del Chad, compuesta por republicanos españoles y llamada la nueve, llegó en reconocimiento al ayuntamiento. Para el dibujante Paco Roca, que dedicó una novela gráfica a la historia de estos soldados, esta omisión del jefe de la Francia Libre no es tan sorprendente.  » ¿Cómo podría decir De Gaulle que los primeros en entrar en París habían sido comunistas españoles? Era simplemente impensable. Así que terminaron en el olvido de la historia francesa », explica en France 24.

« Combatientes con experiencia »

En su cómic titulado « La nueve », el autor describe la increíble odisea de estos hombres, desde las orillas del puerto de Alicante, en el sudeste de España, hasta las carreteras de la Liberación. Muchos de ellos eran anarquistas que habían abandonado su país durante la guerra civil.  » Siempre me ha interesado la suerte de los exiliados españoles. Cerca de medio millón de personas cruzaron la frontera hacia Francia y alrededor de 50.000 huyeron hacia el norte de África », cuenta el dibujante de Valencia. « Descubrí la historia de la nueve por casualidad, cuando me encontré en París con dos veteranos de esta compañía. Me di cuenta de que a través de la nueve podía contar uno de esos caminos del exilio, uno de los que terminaba con un final glorioso ».

Pero antes de la alegría de la victoria, estos republicanos españoles sufren sobre todo el sufrimiento del exilio. Con la derrota francesa en junio de 1940, la trampa se cierra sobre estos extranjeros. Algunos son internados en Francia por el régimen de Vichy, mientras que otros son reclutados por la fuerza en campos de trabajo en el norte de África. Durante el desembarco angloamericano en 1942, estos últimos tienen finalmente la posibilidad de reanudar el combate integrando las Fuerzas Francesas Libres. Eligen sin dudar seguir al ejército de De Gaulle . « Es probable que, en otras circunstancias, un conservador militar de carrera y de los ‘rojos’ hayan sido ideológicamente opuestos. Pero en medio de esta guerra mundial, De Gaulle fue un ejemplo de valentía para los republicanos españoles. En cierto modo, representaba su propia lucha contra el fascismo », subraya Paco Roca.

« Muerte a los imbéciles »

Bajo el mando del capitán francés Raymond dronne, que ha bautizado su Jeep con el nombre de « Muerte a los idiotas », los soldados de la nueve se entrenan en Marruecos y luego embarcan hacia Inglaterra. A principios de agosto de 1944, finalmente pisaron Francia con el resto de la 2ª División Blindada. Después de luchar en alençon o incluso en Faluya en Normandía, se acercan a París al volante de sus vehículos blindados.

El 24 de agosto por la noche, tras recibir la autorización de las fuerzas aliadas, el General Leclerc ordena al capitán dronne que se dirija a la capital. De acuerdo con Paco Roca, el honor no fue por casualidad. La compañía era una de las únicas que podía viajar rápidamente hasta París: « Uno de los elementos preponderantes de una compañía de blindados es el combustible. Durante la campaña de Túnez, los españoles de la Nueve aprendieron a ahorrar combustible. Sus trucos también eran bien conocidos dentro de la división. Entregaron prisioneros alemanes a soldados norteamericanos por combustible ».

Una marcha de conmemoración

Después de la Liberación de la Ciudad Luz, estos hombres no cesan la lucha. En mayo de 1945 llegaron hasta el nido de águila de Hitler en Berchtesgaden: « Un lugar simbólico para aquellos españoles que habían sido derrotados por el fascismo y obligados al exilio abandonando sus vidas ». Pero esta venganza se paga con sangre. En Alemania, la novena deplora numerosas pérdidas.  » Apenas una veintena de los miembros fundadores de la unidad terminaron la guerra (de unos 150 soldados, NDLR). Sin embargo, esto no quiere decir que todos los demás fueron asesinados, ya que muchos fueron simplemente evacuados a causa de graves heridas », precisa Paco Roca.

Para el dibujante español, aunque el recorrido de esta compañía de choque fue heroico, resultó sobre todo trágico. Una vez terminada la guerra, estos combatientes cayeron en el olvido y nunca pudieron cumplir su verdadera misión: « Su objetivo era acabar con el fascismo en Europa y luego deshacerse de Franco, un escenario que no lograron completar. La mayoría de ellos falleció durante su exilio, sin poder volver nunca a sus hogares ».

Setenta años después, esta falta de la historia se ha reparado parcialmente. En este 24 de agosto de 2014, los hombres de la nueve están al honor en París. Una marcha conmemorativa tras las huellas de la novena compañía conectará la puerta de Italia con el muelle Henri-IV, mientras que también se rendirá homenaje al Ayuntamiento, en presencia de uno de los dos miembros supervivientes, Rafael Gómez.

Fuente : France24, 25 ago 2014

Tags : Segunda Guerra Mundial, Liberación, París, republicanos españoles,

Leave A Reply

Your email address will not be published.