Esclavos canarios al servicio del Rey de Marruecos

0

En la intensa historia de las Islas Canarias, hubo una época en que muchos de sus habitantes fueron esclavizados y enviados a Marruecos, al Palacio Real, para servir a la dinastía alauita; Entre 1630 y 1635 la trata de esclavos entre el archipiélago y Marruecos fue particularmente intensa y fue testigo de las numerosas cartas enviadas a las familias que quedaron en las islas, recientemente encontradas.

Los canarios han vivido de hecho desde los primeros contactos con la civilización extra-isleña de los ataques, comenzando con los de los piratas, durante los cuales fueron hechos prisioneros y secuestrados los hombres más capaces.

Con el paso del tiempo emergieron figuras como la de Mordahay Zamor, que se dedicó a traficar esclavos canarios, preferiblemente cristianos, sin pedir rescate, pero sólo y exclusivamente para servir imperios como Marruecos.

El capitán general Íñigo de Brizuela se esforzó mucho por defender a sus compatriotas de la codicia de Zamor, un judío muy influyente en toda la costa de Marruecos.

Colaboró con su comercio de esclavos con Abul Amlak Sidi Muhammad, coronado Rey de Marruecos en 1631 como Mohammed I y considerado el fundador de la dinastía alauita en el país.

Mohammed I prometió, antes de abdicar al hijo mayor de 15 hijos, Muhammad Ibn Sharif, completar la construcción de un palacio real, para cuyas obras necesitaba obviamente mano de obra, en gran parte suministrada por Zamor.

En cuanto al capitán Brizuela, después de pasar mucho tiempo en Flandes al servicio de Alberto de Austria, que lo consideraba en su círculo cercano de hombres de confianza, antes de llegar a Canarias fue gobernador en Fuenterrabía y teniente general de Guipúzcoa, entonces el rey Felipe IV lo envió a las islas por su experiencia marítima y en las fortificaciones.

Brizuela se sorprendió al saber cuántos canarios esclavos había en Marruecos y comenzó a trabajar con Juan Fernández de Talavera, un juez competente en la materia, para traer la Ley de una vez por todas.

Entonces Zamor fue acusado del delito de tráfico de esclavos y comercio con los moros, considerando que su presencia en España fue prohibida hace mucho tiempo.

En Canarias, Zamor se movía tan bien, que una vez descubierto su comercio, no sólo España no ofreció pagar el rescate, sino que desde Madrid no hizo nada.

Zamor, además de esclavos, estaba involucrado en productos como tabaco, trigo, cochinilla, alcaparras, pimienta, incienso, sardinas y arroz, que trajo de Gran Canaria y Lanzarote, Marruecos; sus asociados incluyeron Honorado Estacio, años antes a la cabeza de la Santa Inquisición de San Mateo.

Cuando vio la oportunidad de servir al Rey de Marruecos, contrató a Bartorlomé Antibo, un experto en expediciones y un marinero.

Antíbo, que en un momento dado escapó del tráfico turbio de Zamor, fue el que informó a las autoridades de la existencia de muchos esclavos canarios en el puerto de Salmos, construido para otros por el gobernador de Oualidia, así como el pirata holandés Jan Janszoon van Haarlem.

Huyó a bordo de un pequeño barco con un esclavo canario, que murió durante el difícil viaje.

Zamor fue detenido en Tenerife, donde fue juzgado en 1635 por la corte de Las Palmas.

En cuanto a los numerosos canarios encarcelados en Marruecos, poco o nada se sabe de ellos, excepto a través de algunas cartas que se han conservado hasta el día de hoy; Brizuela, a pesar de sus esfuerzos, no llegó al fondo del asunto, en un ordenamiento jurídico en el que se afirmaba, entre otras cosas, que la esclavitud canaria no era un asunto militar, sino de los hombres de negocios.

Murió en 1636 a la temprana edad de 50 años, con el pesar de que no pudo salvar a tantos de sus conciudadanos que, cuando llegaron a Marruecos, nunca regresaron a casa.

Franco Leonardi

Fuente : Leggo Tenerife, 12 ago 2019

Tags : Canarias, Marruecos, esclavitud,

Leave A Reply

Your email address will not be published.