LAS VOCES DEL DESIERTO

PUSL.- Llegan a los pocos pero son miles. Algunos ya están en España, otros llegarán en los próximos días.

Pequeños embajadores del Sáhara Occidental, niños nacidos y criados en campos de refugiados en el sur de Argelia, junto con sus padres que también nacieron y se criaron allí y sus abuelos que construyeron un país en el exilio en medio del desierto de la muerte.

Pasaron más de 4 décadas de exilio, más de 4 décadas de ocupación marroquí.

Vienen a Europa estos pequeños saharauis, caras inocentes y sonrientes, pero también a menudo con lágrimas, pasan unas semanas lejos de los campos de refugiados y conocen el “primer mundo”.

Las familias e instituciones dan la bienvenida a los niños y hacen promesas, se esfuerzan por proporcionarles lo que en el “primer mundo” pensamos que es necesario para tener una infancia feliz.

Muñecas, coches de juguete, video juegos, ropa, comida variada, parques de diversiones, natación… Y así, en pocas semanas, intentamos cerrar la brecha de años abierta con esta gente.

Una “curita”, que permite que muchos niños reciban chequeos médicos y tratamientos esenciales para la supervivencia.

Transmitimos una realidad que no es real, la ilusión de una Europa próspera y un continente de miel y leche, de abundancia y felicidad.

Un poco como lo hacemos cuando nuestros familiares emigrantes regresan, ofreciéndoles lo que no consumimos durante el resto del año.

Llevamos a estos niños a los ayuntamientos con la esperanza de despertar la opinión pública a un conflicto olvidado.

España es la única culpable de la situación que viven estos niños, sus padres y sus abuelos. Colonizó el Sáhara Occidental, la llamada provincia 53, dijo que estas personas eran españolas y los forzaron a la nacionalidad española, entregaron documentación española a todo un pueblo, pero en seguida se la retiraron cobardemente al abrigo de la noche y entregaron a niños, mujeres y hombres y una tierra saharaui, una tierra muy rica, a Marruecos que invadió el Sáhara Occidental sin oposición e iniciando un genocidio.

Estos niños que son bienvenidos y disfrutan de unas pocas semanas de “vida normal” nunca han visto su país, nunca han visto las riquezas del Sáhara Occidental, nunca han visto a muchos de sus familiares que viven al otro lado del muro de separación militar marroquí (2720 km de longitud) .

Escuchamos sus relatos de cómo viven en los campamentos de refugiados, los niños no saben que se supone que no deben ser felices, incluso en las condiciones más adversas, por lo que hablan alegremente sobre sus hogares, sus escuelas, sus amigos y familiares.

Sí, viven en el exilio, en el desierto, una existencia de supervivencia, pero rodeados de un cariño y un amor incalculable que solo los que visitaron los campos de refugiados pueden comprender.

Es bueno que reciban muñecas, es bueno ir a la piscina y al parque de diversiones, pero lo que realmente necesitan estos niños es regresar a su tierra. Lo que necesitan es un país independiente, soberano, libre de ocupación y terror.

Lo que necesitan es poder abrazar a sus primos en los territorios que ahora están ocupados y darles la buena noticia de que Marruecos se ha marchado, de que el régimen del apartheid ha terminado para que puedan caminar por la calle sin temor.

Con gusto, estos niños llenarán muchos hogares en España, y si a las familias anfitrionas quieran a estos niños como dicen, entonces su misión fundamental es no olvidar la cara del niño que han tenido en su hogar. Saben que esa cara es la cara de un embajador que representa muchas otras caras.

Es misión máxima durante todo el año estar activo, denunciar y participar en acciones que presionen a España para que finalmente cumpla su papel y ayude a sus “ex compatriotas” a lograr la verdadera paz.

Es esencial agregar a la solidaridad de cariz humanitaria la solidaridad y el compromiso político que llevará a la independencia de este pueblo y al final de la necesidad de ayuda humanitaria extrema.

Tags : Sahara Occidental, Marruecos, vacaciones en paz, niños saharauis, refugiados, Tindouf,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *