Carola Rackete, la capitana que se atrevió a desafiar a Salvini

En un momento en que el mundo se encuentra bajo el dominio total de la cobardía y la ignominia, es una mujer quien nos muestra el camino dando un magno ejemplo de dignidad e integridad.

Carola Rackete, la capitana del navío Sea-Watch que lleva más de 40 migrantes que iban a morir en aguas del Mediterráneo, dejó a sus peculiares pasajeros en uno de los puertos de los que partían en la antigüedad los barcos que llevaban armas y equipaje a la conquista de las costas africanas antes de que ejércitos enteros invadieran el continente negro para saquear sus riquezas y reducirlo a la esclavitud o matar a los ancestros de los pasajeros del Sea-Watch que soñaban con una vida mejor.

En este sórdido asunto, Matteo Salvini, el ministro del interior italiano, demostró hasta qué punto la extrema derecha y el fascismo se pasan de los conceptos del honor y el humanismo.

Quién es Carola Rackete ?

Nació hace 31 años, en Kiel, en la costa báltica, en el norte de Alemania, y navegó principalmente para la investigación polar en el Ártico y el Antártico.

Desde hace 8 años surca los mares después de haber obtenido un diploma en ciencias náuticas y protección del medio ambiente en Alemania y luego en Inglaterra. «Siempre me gustaron las zonas polares, porque son muy hermosas e inspiradoras. Pero trabajar allí a veces es triste porque puedes ver directamente lo que los humanos están haciendo con el planeta «, dice ella en un video filmado el miércoles por la mañana por Sea-Watch.

De su compromiso con el medio ambiente nació un compromiso social, que la empujó a dedicar sus vacaciones a las misiones en el Mediterráneo con la ONG alemana Sea-Watch, antes de dedicarle su tiempo completo. A bordo, todos los miembros de la tripulación son voluntarios, con la excepción del capitán y el ingeniero jefe, que son asalariados.

«Dispuesta a ir a la cárcel»

Su primera misión se remonta al verano de 2016, cuando la flotilla humanitaria fue considerada como un valioso apoyo para los numerosos barcos militares italianos y europeos comprometidos en el rescate frente a las costas de Libia.

Las tragedias en el mar eran entonces sus principales dificultades: la escena de la llegada de unos pocos sobrevivientes en medio de los muertos, un abrazo a un niño que acababa de perder a su padre, los recitales de tortura de los migrantes … Pero poco a poco, los navíos militares se hicieron escasos y los barcos humanitarios que quedaban en la línea del frente, fueron señalados como cómplices de los contrabandistas.

Para ella, es una cuestión de principios: «No importa cómo llegas en una situación de peligro. A los bomberos no les importa, a los hospitales no les importa, a la ley marítima no le importa. Si necesitas socorro, todos tienen el deber de socorrerte. Y, en el mar, «el socorro termina cuando la gente llega a un lugar seguro».

Desde que el gobierno populista llegó al poder en Italia en junio de 2018, este «lugar seguro» ya no está garantizado, y el trabajo de las pocas ONG que aún operan ha tomado un giro político, que ella asume plenamente. «Los europeos hemos permitido a nuestros gobiernos construir un muro en el mar. Hay una sociedad civil que lucha contra esto y yo formo parte de ella», dice. Asegurando un escrupuloso respeto por la ley marítima, ella dice: «Estoy dispuesta a ir a la cárcel por eso y defenderme en el tribunal si es necesario, porque lo que estamos haciendo es justo».

La nueva pesadilla de Salvini

El miércoles, su voz no temblaba cuando la capitanería del puerto de la isla de Lampedusa le recordó que no se le permitía entrar en las aguas territoriales italianas. «Llegaremos dentro de dos horas», respondió ella.

Al mismo tiempo, Matteo Salvini dejaba explotar su ira en Facebook: «Los que no respetan la ley tienen que responder, también digo a esta pesada capitana del Sea-Watch que hace política de la piel de los inmigrantes, pagada por no se sabe quién ».

Una vez en puerto de Lampedusa, Carola fue arrestada y será presentada a la justicia por orden de Salvini.

El arresto de la capitana del barco Sea Watch ha generado un conflicto diplomático en 24 horas. Salvini defendía tras su detención que «habrá un juicio y la joven pasará su tiempo en la cárcel», unas contundentes palabras del ministro italiano que choca con la reacción de Berlín. «Salvar vidas humanas es un deber humanitario», dice el ministro de Exteriores de Alemania, país al que pertenece la ONG y del que es ciudadana Carola Rackete.

La joven alemana está acusada de violencia y resistencia contra un buque de guerra y de tráfico de seres humanos. El lunes pasará a disposición judicial.

Apoyos influyentes

En las redes sociales, los mensajes de apoyo se están multiplicando y el bote para pagar los costos legales de la ONG y de la «Capitana Carola» ha recaudado más de 130.000 euros en menos de 24 horas.

El senador Gregorio De Falco, un ex oficial de la Guardia Costera célebre pour haber criticado al capitán del Costa Concordia por su huida del barco en enero de 2012, saludó a «una persona de alta dignidad moral que demuestra una considerable fuerza y ​​coherencia ante sus responsabilidades «.

El escritor y periodista antimafia, Roberto Saviano, un firme opositor de Matteo Salvini, opuso la «capitana coraje» dispuesta a ir a la cárcel al «capitán cobarde» que consiguió que el Senado bloquee los procedimientos en su contra por secuestro de migrantes.

Tags : Migración, Italia, Carola Rackete, Mateo Salvini, extrema derecha,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *