La juventud olvidada del Sáhara Occidental

0

En los campamentos de refugiados saharauis del oeste de Argelia, las generaciones se suceden. Han pasado 43 años desde que el pueblo del Sáhara Occidental huyó hacia aquí, 27 años desde que se firmó el alto el fuego, pero el conflicto aún no se ha resuelto. Si bien la comunidad internacional acoge con beneplácito los últimos acontecimientos, los jóvenes refugiados están desilusionados y dudan entre la reanudación de la lucha armada y el exilio. Informe.

En medio de la noche, un vehículo se detiene en la carretera que conecta la ciudad argelina de Tinduf con los campamentos de refugiados saharauis. El 4×4 pasa por una valla, su chofer saluda cordialmente a los agentes de aduana, y sale del coche para fumar un cigarrillo bajo las estrellas. La escolta argelina que le acompañaba dio media vuelta y los viajeros esperan a que los saharauis tomen el relevo. Este puesto de control marca la entrada en el territorio argelino administrado por la República Saharaui. « Argelia nos permite gestionar este territorio nosotros mismos », exclama Saleh, un joven saharaui. « ¿Han visto ustedes alguna vez una amistad tan fuerte entre dos países? « Para él, no hay razón para preocuparse por los posibles cambios de régimen en Argelia. « La posición argelina es una cuestión de principios. Nos ayudan porque ellos también han experimentado la colonización », explica.

Argelia acoge a los refugiados saharauis desde 1975. En ese año, Marruecos y Mauritania aprovecharon la retirada de España para invadir el Sáhara Occidental. Veinticinco mil personas murieron por las bombas de napalm y fósforo.

El Frente Polisario, representante oficial del pueblo saharaui, luchó para liberar el Sáhara Occidental. En 1979, se firmó un alto el fuego con Mauritania. Pero no fue hasta 1991 que se llegó a un acuerdo con Marruecos que prevé la celebración de un referéndum para la autodeterminación de los saharauis. Hoy, 27 años después, los saharauis siguen esperando para votar. El territorio del Sáhara Occidental está dividido por un muro entre « territorios ocupados » y « territorios liberados ».

La República Saharaui, reconocida por 84 Estados, administra la zona que se encuentra al este del muro mientras Marruecos ocupa la parte occidental.

UN SUEÑO DE INDEPENDENCIA

173.600 personas viven en este complejo de tiendas de campaña y casas de adobe y de hormigón. Reina una calma sorprendente. Unos cuantos balidos, el lejano ruido de un motor y, susurros en las casas. Los saharauis pasan el día a la sombra. Los jóvenes van a la escuela y luego ayudan a sus padres en las tareas domésticas. Matan el tiempo visitándose unos a otros.

Al caer la noche, Saleh pone una estera frente a su casa para disfrutar de la frescura y preparar el té. Sus primos no tardaron en unirse a él. « Durante el día, cocinamos, limpiamos, nos quedamos con nuestras familias. Me gustaría tener un trabajo, ser enfermera. Me gustaría ir de compras, ese tipo de cosas, como las chicas en Europa », dice Mina, de 25 años. « Mi sueño es ver nuestra bandera ondeando en el cielo de un Sahara libre. Quiero casarme, tener hijos e hijas en el Sahara libre », añade Leila. En una explosión de risa, las jóvenes, envueltas en melhfas de flores rosas, comenzaron a soñar. « Cuando se independice, el Sáhara Occidental será el Estado más importante del Magreb, porque es un país con muchos recursos y muy poca contaminación », dice Mina con ojos brillantes. Este territorio es rico en fosfato. Marruecos aprovecha las recetas del fosfato y muchos barcos de pesca extranjeros faenan en aguas saharauis ricas en pescado.

Cuando se plantea la cuestión de cómo lograr la independencia, los ojos se oscurecen. « Son nuestros hombres los que la ganarán, a su manera, con la guerra. Por supuesto, si los hombres van a luchar, nosotros también iremos », afirma Nasra. « Hemos estado esperando pacíficamente durante tantos años y hasta ahora no hemos conseguido nada », añade Mina. Leila no está de acuerdo. « Llegará un día en que resolveremos este conflicto por medios pacíficos », dice.

En diciembre de 2018, se espera que Marruecos, Argelia, Mauritania y el Frente Polisario participen en una mesa redonda sobre la cuestión del Sáhara en Ginebra. Este será el primer encuentro entre las autoridades marroquíes y saharauis desde 2012. Pero esa no es razón para tranquilizar a Mina. « Mi madre nació aquí. Mi abuela está aquí en el cementerio. Nací aquí y nunca hubo nada nuevo », explica.

Saleh tampoco espera mucho de esta mesa redonda. Pero los nuevos actores de la escena le hacen màs optimista. « Cuando António Guterres fue nombrado Secretario General de las Naciones Unidas, teníamos confianza porque ya había trabajado en el conflicto del Sáhara Occidental, aunque se trataba más bien de ayuda humanitaria. Visitó los campamentos. Él sabe lo que está pasando aquí », explica. « Y luego fue él quien nombró a Horst Köhler como enviado de la ONU para el Sáhara Occidental », añade. El antiguo Presidente alemán, que pasó parte de su vida como refugiado, se ha ganado su confianza. « Köhler nos dijo que es un hijo de la guerra. Un hijo del refugio. Dijo que conocía nuestra situación y que no nos abandonará », dice Saleh de nuevo. « Además, tiene un plan. Decidió incluir a nuevos actores en la resolución del conflicto y ha aumentado el número de encuentros en este sentido.

Acabar con la MINURSO

La cuestión del mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso) está presionando a los protagonistas. Estados Unidos se niega a seguir financiando a esta fuerza de la ONU porque, a su juicio, no está haciendo su trabajo. En abril y octubre de 2018, su mandato fue renovado por sólo seis meses. Esta es una de las razones por las que la comunidad internacional ha salido gradualmente del punto muerto. « A veces, en mis oraciones, le pido a Alá que haga todo lo posible para mantener a Trump en el poder en los Estados Unidos », confió un joven saharaui.

Mucha gente quiere que la Minurso se vaya. Consideran que la misión de mantenimiento de la paz es demasiado cara, que no ha celebrado un referéndum y deploran el hecho de que no tenga un mandato en materia de derechos humanos. Muchas ONGs han denunciado las violaciones de los derechos saharauis en Marruecos.

En el mercado, jóvenes reclutas de la policía discuten el tema. « La Minurso puede ser aceptada si se protegen las manifestaciones saharauis en los territorios ocupados por Marruecos. Pero si las mujeres siguen siendo golpeadas y hay violencia todos los días, preferimos que se vaya », explica un gendarme de 28 años. « Estamos en contacto con los jóvenes de los territorios ocupados. Vemos las fotos y nos indigna que nadie hable de ello », añade su amigo, un soldado. La mayoría de los refugiados tienen una parte de su familia viviendo al otro lado del muro. « Sufren todos los días. No tienen derecho a expresarse, a tener una bandera », dice Mohamed, oficial en las fuerzas especiales de la gendarmería.

Para muchos jóvenes, no importa que la salida de la fuerza de mantenimiento de la paz signifique una reanudación de las hostilidades. « Las Naciones Unidas deben entender que aunque no lo queramos, la guerra será la solución », explica Mohamed. « Lo que se pierde por la fuerza sólo se recupera por la fuerza », añaden sus camaradas.

Volver a la guerra ?

En los campamentos de refugiados, los ingresos en el ejército van en aumento. La mayoría de los jóvenes creen que la guerra es la mejor manera de lograr la independencia del Sáhara Occidental y de llamar la atención del mundo sobre su situación. Una gran parte de la población los entiende. No pueden seguir esperando y sintiéndose infrarrepresentados en los órganos dirigentes. Cada vez se dan más puestos de trabajo importantes a los jóvenes, pero rara vez se trata de puestos que tengan un poder decisional. Esto crea una ruptura.

« Nuestro gobierno escucha más a la comunidad internacional que a nuestro propio pueblo. Nos sentimos abandonados », dice un joven en la calle. « Queremos una solución política, no sólo pan y agua », añade.

En cada congreso del Frente Polisario, los jóvenes exigen claramente y en voz alta volver a las armas. « ¡Rechazan todo! Incluso en su estado de ánimo son agresivos », dice Abda Chej, miembro del secretariado nacional del Frente Polisario. El viejo se siente anticuado. « Las personas que fundaron el Frente Polisario son ahora una minoría. La mayoría son jóvenes que no han vivido la guerra y que no conocen la realidad », explica. « Nos presionan mucho. Nos piden armas, entrenamiento militar. Estamos tratando de calmarlos, pero ¿cuánto tiempo más vamos a aguantar? Los procesos de paz no funcionan », añade Abda Chej.

« Aceptamos morir por nuestra causa », dice Mohamed, el joven a cargo de las fuerzas especiales de la gendarmería. Si muere luchando por la independencia del Sáhara Occidental, será honrado y considerado un mártir. « De todos modos, la gente como nosotros, sin recursos, ya está muerta », añade.

Incorporase a la policía es también una forma de superar el aburrimiento o satisfacer las necesidades económicas. En los campamentos, el ejército es uno de los pocos sectores que recluta.

Expatriarse para existir

Muchos saharauis están estudiando en el extranjero. Si sus resultados son satisfactorios, pueden obtener fácilmente becas para estudiar en Cuba, España o Argelia. Pero una vez de vuelta en los campamentos, es muy difícil para ellos encontrar un trabajo remunerado que responda a sus calificaciones.

Salama, un amigo de Saleh, forma parte de los muchos jóvenes que han decidido expatriarse. Pasa sus vacaciones en los campos de refugiados para visitar a su madre. Mientras la familia está ocupada honrando las reglas de la hospitalidad saharaui, el joven confiesa: « Me critican mucho porque me voy al extranjero. Hay gente que piensa que hay que quedarte aquí y presionar », dice. Salama se sirve algunos dátiles y un vaso de leche de camella antes de decir: « Pero la mayoría de nosotros pensamos que es mejor irse porque la ayuda humanitaria no es suficiente. Es gracias a la gente que va a España que tenemos de qué vivir. Permiten que sus familias tengan cosas muy esenciales ».

La mayoría de los habitantes de los campamentos ya han viajado fuera de África. Muchos de ellos han estudiado fuera. También se organizan programas de intercambio para los más jóvenes. Según el ministro de Juventud y Deportes, Ahmed Lehbib, es una de las razones por las que pocos jóvenes saharauis son cooptados por grupos terroristas en la región. « Los yihadistas dicen que los occidentales matan a los musulmanes. Pero nuestros jóvenes conocen el mundo occidental. No se dejan engañar », explica. « También promovemos la comprensión de los derechos humanos y de los derechos de la mujer. Estos valores están en conflicto con los de los grupos terroristas », añadió el Ministro.

La seguridad del Sahel se deteriora año tras año. Los jóvenes saharauis tienen muchas ventajas como reclutas para los grupos que operan en la región: están desocupados, son pobres y están familiarizados con el Sahara. Pero hasta ahora, pocos se han unido a los terroristas. Ya están movilizados por una causa: la suya.

Leave A Reply

Your email address will not be published.